jueves, 4 de diciembre de 2014

El castillo de la Triste Condesa


Saliendo de Ávila hacia el sur, para cruzar Gredos, el camino natural es el puerto de Menga, entre la sierra Zapatera y la Serrota hasta llegar al Puerto del Pico. Desde allí hay una vista maravillosa en torno al fértil valle de las Cinco Villas y la calzada romana que desciende serpeando hasta Mombeltrán. Ahí comienza lo que se denomina la Andalucía de Ávila, en el límite con la provincia de Toledo. Hacia el oeste, a escasos 10 kilómetros se encuentra Arenas de San Pedro y a 25 Candeleda, antesala de La Vera, Cáceres; hacia el este, a unos 50 kilómetros, La Adrada. El clima frío y seco de Ávila aquí se suaviza con cálidos veranos; las abundantes lluvias y los deshielos de primavera conforman un área rica tanto agrícola como ganadera.

El castillo del Condestable Dávalos o de la Triste Condesa, que de ambas formas se conoce al castillo de Arenas de San Pedro, está enmarcado en lo que Cobos Guerra y Castro Fernández, denominan castillos de Luchas de Poder. En él se reflejaron los vaivenes políticos acaecidos tras la muerte de Enrique III: del turbulento reinado de Juan II  a la guerra civil con Enrique IV , hasta la consolidación del poder real con los Reyes Católicos, época que plasma la lucha entre la alta nobleza y la monarquía absolutista en Castilla durante todo el siglo XV, como resume Marie-Claude Gerbet: "Juan II y Enrique IV fueron dos monarcas autoritarios que, siguiendo el ejemplo de los tres Trastámara, no quisieron compartir el poder con una nobleza muy rica y poderosa, que ellos mismos habían fraguado, sino que prefirieron gobernar con un "favorito", que evidentemente procedía de la nobleza, pero que no compartía los puntos de vista de ésta. Los grandes nobles no aceptaron que se les excluyera del poder como "orden" ni se les apartara de los altos cargos, del gobierno y de esa fuente permanente de riqueza que entonces más que nunca era el rey".

El origen del castillo está vinculado a la concesión del Señorío de Arenas a Ruy López Dávalos en 1395 por el rey Enrique III, Hacia 1400, pocos después de recibir la merced, López Dávalos, a la sazón Condestable de Castilla, comienza la construcción del castillo para garantizar su dominio sobre la vertiente sur de Gredos, -también era señor de La Adrada y Candeleda donde poseía también fortalezas, aunque esta última desaparecida, además de las villas de El Colmenar (hoy Mombeltrán) y La Puebla de Santiago de Arañuelo-. Las villas del señorío estarán obligadas entonces a entregar carretas de piedras, madera y carbón para la construcción y acondicionamiento de la fortaleza. Ésta se levantará a orillas del río Arenal, sobre la roca y va a carecer de cimientos. Se construirá también el puente de Aquelcabo que va a permitir controlar con facilidad una de las cañadas que conducen al Puerto del PicoPuerto del Peón, y que será fuente de ingresos mediante el cobro del portazgo. El castillo, construido en el llano, comenta Cooper: "favorece su gran tamaño y el desarrollo de una planta regular; es un simple rectángulo con dos puertas sencillas de entrada, cubos en los ángulos, y una torre del homenaje en medio lienzo".

A la muerte de Enrique III, el condestable apoya la causa de los Infantes de Aragón que persiguen mantener los privilegios de la alta nobleza y su influencia sobre el sucesor al trono, el aún niño y futuro Juan II. Frente a ellos estará el mismo rey y Álvaro de Luna, defensores de una monarquía autoritaria. Derrotados los infantes por Álvaro de LunaLópez Dávalos  se refugia en Aragón y sus posesiones son distribuidas como botín de guerra. El castillo pasa a manos de Rodrigo Alonso de Pimentel, conde de Benavente, que en 1432 lo cedió en dote a su hija, Juana, con motivo de su casamiento, precisamente con el valido del rey y nuevo Condestable de Castilla, Álvaro de Luna. En 1453 el condestable cae en desgracia, es juzgado sumariamente, condenado y ejecutado en Valladolid. Tras la ejecución del valido, y obsesionado con la riqueza que éste había acumulado, el rey devuelve a la viuda, Juana de Pimentel, parte de las posesiones a cambio de dos tercios del tesoro que creía estaba escondido en el castillo de Escalona. Entre otras posesiones a la viuda le retornan la villa de Arenas con su castillo, donde se refugia junto a su hija María de Luna y su nieta Juana, heredera de su hijo Juan de Luna. Pero el rey sobrevive poco tiempo a su valido y muere al año siguiente, en 1454 sucediéndole Enrique IV.

Enrique IV dejará también el gobierno del reino en manos de validos, lo que propiciará el enfrentamiento con la alta nobleza que no está dispuesta a soportar un nuevo Álvaro de Luna. Las disputas entre la alta nobleza y la nueva nobleza forjada por funcionarios, pequeños nobles y clientes del soberano, generará la formación de varios grupos nobiliarios que lucharán entre sí, y cambiarán de bando en función siempre de sus propios intereses.

Durante los primeros años de reinado de Enrique IV el valido es Juan Pacheco, Marqués de Villena. Pacheco había entrado en la corte como paje de la mano de Alvaro de Luna, y ambicionaba tanto el poder como las posesiones de éste, por lo que pretende forzar el casamiento su hijo, Diego López Pacheco, con la hija de aquél y Juana de PimentelMaría de Luna. Pero Juana se negó a esta boda, ya tenía elegido pretendiente para casar a su hija, a Íñigo López de Mendoza, hijo del Marqués de Santillana y desde 1475 Duque del Infantado, Diego Hurtado de Mendoza enemigo enfrentado a Juan Pacheco.

Ante la negativa de Juana al casamiento, Pacheco cerca el castillo. Juana, que ya en sus cartas al rey encabezaba con un "Yo, la Triste condesa, Juana de Pimentel", resistió el cerco y pidió ayuda al Marqués de Santillana a quien solicitó a la vez que enviase a su hijo Íñigo a Arenas. Éste, disfrazado de mercader, burló el cerco y escalando el lienzo de la muralla por la parte del río, se introduce en el castillo, se casa con María y consuma el matrimonio esa misma noche. El rey, que había recibido presiones de Pacheco para forzar el matrimonio de su hijo con María, requiere a  Juana para que acceda a dicho matrimonio,a lo que ésta contestó que “su hija se había casado con el primogénito de Mendoza, que estaba preñada y de esta manera figurábase que no la querría el de Villena para mujer de su hijo”.

Juan Pacheco consigue, no obstante, que en abril de 1461 le sean confiscados todos los bienes a la Triste Condesa. Ésta, con el apoyo de los Mendoza  resiste y pone en armas a las gentes y fortalezas de Arenas y La Adrada contra la orden real. A pesar de su resistencia perderá la villa y el castillo; es obligada a ceder la custodia de su nieta Juana, y siendo ésta una niña la casarán con el hijo del de Villena, Diego López Pacheco. El rey muere en 1474 y al año siguiente, en 1475 Juana de Pimentel, la Triste Condesa, una vez rehabilitado su esposo por los Reyes Católicos, recupera sus posesiones y deja el castillo, mediante testamento en 1484, a su hija María. El castillo, de esta forma, no llegó a caer en manos de los de Villena y siguió perteneciendo a la casa de los Mendoza.

Armadura - Museo Lázaro Galdiano
La fortaleza fue propiedad de los Mendoza (duques del Infantado) hasta la Guerra de la Independencia . En estas fechas es destruido su interior y, desde 1812, se destina a prisión, almacén y cementerio hasta que en 1835 pasa a ser propiedad del duque de Pastrana quien lo cede, a cambio de una fanega de trigo anual, al municipio.
Según un estudio del profesor Eduardo Tejero, el castillo en 1812 se destina a cementerio y en 1849 se presenta un proyecto para convertirlo en prisión. El edificio, propiedad del duque del Infantado, lo cederá éste en 1853 al municipio y tras varias reformas en 1867 la reina Isabel II ordena informar sobre su estado y se reforma de nuevo "resultando cárcel en perfecta sintonía con el castillo, creando un conjunto que muchos creyeron medieval y que se conoció como casa de los Picos", y a tal uso se destinó hasta 1961.
En la actualidad,  el municipio, su actual propietario, lo destina a festejos y actos culturales.

Para esta entrada he consultado y reproducido extractos de los siguientes libros:
Castillos de Segovia y ÁvilaBernad Remón, Javier, Ed. Lancia, 1990.
Los castillos y fortalezas de Castilla y LeónMartín Jiménez, Carlos M. Ed. Ámbito.
Historia de Avila. III Edad Media (Siglos XIV-XV)Luis López, Carmelo, Institución Gran Duque de Alba,  Ávila 2006.
Castilla y León. Castillos y fortalezasCobos Guerra, F. y Castro Fernández, J.J. de, Ed. Edilesa, León, 1998
Las noblezas españolas en la Edad Media Siglos XI-XVGerbet, Marie-Claude, Alianza Universidad. Madrid 1997.
Castillos Señoriales en la Corona de Castilla, Cooper, Edward, Universidad de Salamanca, Salamanca, 1991.
Castillos de Ávila, Museo de Ávila, Ávila, 1989.
Castillos de España, Revista de la Asoc. Española de Amigos de los Castillos, nº 130. Cardiñanos Bardeci, Inocencio, Madrid 2003.


No hay comentarios:

Publicar un comentario