jueves, 28 de abril de 2016

El castillo de Cifuentes: el castillo de Don Juan Manuel

Cubos cuadrados y cubo pentagonal o Torre del Homenaje
Salimos de Torija a media mañana camino de Brihuega para terminar en Cifuentes. Al llegar a Brihuega nos encontramos que había feria y corrida de toros con lo que nos fue imposible dejar el coche; continuamos hacia Cifuentes donde llegamos en torno a las 13:00 y con 16º de temperatura. La mañana agradable comenzó a nublarse. La primera visita fue al centro de información, el antiguo edificio del Convento de Santo Domingo, donde nos atendiron con mucha profesionalidad. La guía nos ofreció una ruta y nos dijo que el castillo no se podía visitar, aunque sí se podía rodear. Allí vimos una fotografía de 1930 en la que se podía ver el castillo sin vegetación alguna. La siguiente visita fue a la cercana Iglesia del Salvador, desde donde se puede ver el cerro de San Cristóbal, donde se asienta el castillo envuelto en una densa arboleda. Bajamos hasta la Plaza Mayor, que aún conserva una zona porticada. lugar donde comenzó a caer una fina lluvia. Aprovechamos el contratiempo para comer en un bar frente a los restos que aún quedan de la muralla medieval.

Castillo y albacara. Fotografía de 01 de abril de 1930
En la imagen de 1930 que habíamos visto del castillo, se podía observar que frente a la entrada se abre una extensa albacara o albacar, la zona más clara en la imagen, explanada que se utilizaba para la estabular el ganado y el estacionamiento de las tropas en caso de asedio. A la derecha de la imagen se observan los restos del lienzo de la albacara entre dos cubos macizos de tierra prensada, de los que en la actualidad sólo quedan dos cubos bastante deteriorados. Esta muralla llegaba hasta el pueblo, de los que sólo se conservan otros dos cubos unidos por un lienzo de piedra, uno circular y el otro rectangular, ambos pertenecían a la Puerta Salinera, llamada así porque unía Cifuentes con "la Sierra del Ducado y Saelices de la Sal, donde desde época romana se encontraba una importante industria de extracción de sal, tan necesaria para la época. De ahí su nombre" -según el cartel al pie de una de las torres-. Felizmente restauradas y consolidadas ambas torres -comenta Jorge Jiménez Esteban- "se ve claramente la manera de edificarlas: tapial interior revestido de sillarejo. Estas dos torres son macizas hasta el adarve, donde se abre la puerta de comunicación con el paseo de ronda. Su altura es de ocho metros y están incompletas, faltándoles terraza y almenado".

Puerta Salinera
El camino al castillo es un paseo agradable, aunque la llovizna hacía resbaladizo el suelo sobre todo las hierbas que crecen junto la valla que rodea e impide el paso al edificio; la albacara apenas si se aprecia, en este espacio se han construido depósitos modernos y  la plantación de pinos que se ha hecho sólo deja una zona despejada, la noroeste.

Cubos del lienzo Oeste
Cifuentes tiene su origen en las repoblaciones que se llevaron a cabo tras la reconquista de la zona por Alfonso VI en 1085; la población perteneció al Común de Atienza, hasta que Alfonso X el Sabio, la segrega dontándola de su propio alfoz y señorío. En 1253 el mismo Alfonso X entrega a su amante doña Mayor Guillén de Guzmán el señorío. Ésta encarga construir la iglesia del Salvador y bajo  su influencia la población adquiere un notable desarrollo. La villa la hereda su hija, habida con el rey, doña Beatriz, que llegó a reinar de Portugal; de ésta a su hija la infanta doña Blanca a quien se debe la construcción de la muralla y puertas entre 1305 y 1308. Doña Blanca ingresó en el convento de las Huelgas de Burgos y en 1317 vende al Infante Don Juan Manuel las prerrogativas señoriales y jurisdiccionales de Cifuentes,

Torre del Homenaje y cubo circular
El Infante Don Juan Manuel, que era hijo del infante Manuel, hermano de Alfonso X, y por tanto sobrino del rey Sabio, comenzó a construir la fortaleza en 1324 sobre una fortificación musulmana anterior del siglo XI o XII.  El castillo, que toma su nombre, se ha mantenido prácticamente sin cambios estructurales hasta nuestros días. Tiene planta cuadrada y posee cubos en las esquinas. Tres de los cubos son cuadrados y se sitúan en el lienzo noreste, el más visible, dos de ellos se unieron posteriormente, unión en la que se aprecia una ventana. En el lateral del cubo central se abre la puerta de acceso al edificio que se hace en codo "a la manera musulmana". La puerta según describe Jiménez Esteban cuenta con un arco apuntado formado por 18 dovelas y dos centrales. En la actualidad esta puerta está desgajada y desde allí se puede ver el interior, aunque es desaconsejable la entrada, además de estar prohibida. En el muro contiguo aún se conserva el escudo de Don Juan Manuel.

Torre del Homenaje - Lienzo Sur
Hacia el suroeste se levanta el cubo el pentagonal; éste, de mayor altura y más robusto, es la torre del Homenaje. En el exterior el cubo tiene forma pentagonal y en el interior es un cuadrado, siendo el vértice del ángulo exterior el lugar donde se construyó una escalera de caracol según informa Jiménez Esteban detallando la descripción que hace de ella Layna Serrano. El lienzo sureste lo forman la torre del Homenaje y el cubo circular; es la zona de peor acceso por la pronunciada pendiente del terreno y la cercanía de algunos árboles que dificultan la visión del edificio, dificultad que se prolonga hasta el siguiente cubo donde se ubica la puerta de acceso Los muros tienen entre 1,5 y 2 metros de grosor. El castillo debió ser más alto, tanto en las torres como en las cortinas, habiéndose derribado las defensas superiores de forma intencionada durante la Guerra de la Independencia.

Cubo redondo - Lienzo norte
En castillo pasó algunas temporadas Don Juan Manuel quien lo donó en dote a su hija Constanza Manuel que iba a casar con el rey Alfonso XI, sin embargo el matrimonio no se llevó a cabo, A la muerte de Constanza que se había casado con el futuro rey de Portugal, el señorío lo hereda el hijo de Don Juan Manuel y de éste pasa a su hija que muere sin descendencia por lo que el señorío se incorpora a la Corona de Pedro I el Cruel. A la muerte del rey Pedro I a manos de su hermanastro Enrique II de Trastamara, éste cede el señorío a don Alfonso de Aragón, éste lo dará en herencia a su hijo Pedro que lo cederá también en herencia a su hijo, don Enrique el Nigromante y que al morir también sin descendencia, retornará de nuevo a la Corona, esta vez de Juan II quien lo cede a su valido don Álvaro de Luna quien a su vez en 1431 lo cede a don Juan de Silva, a quien Juan II concede el titulo de conde de Cifuentes, A esta familia pertenecerá el señorío hasta la abolición de los mismos por las Cortes de Cádiz en 1812.

Detalle de la Torre del Homenaje
El castillo fue habitando también por Fernando de Antequera y por el propio rey Juan II. Durante la Guerra de Sucesión, en el siglo XVIII, la fortaleza apoyó al Archiduque Carlos de Habsburgo, y durante la Guerra de la Independencia, en el siglo XIX, fue ocupada por las tropas de El Empecinado, época en la que se derruyeron las defensas superiores. Actualmente es propiedad municipal quien ha acometido algunas obras de restauración y consolidación.

Iglesia del Salvador - Puerta de Santiago
En la visita también destacamos otros monumentos de gran interés, sobre todo la iglesia del Salvador. Como dijimos antes, la mandó construir Doña Mayor, que era amante de Alfonso X. La construcción se llevó a cabo entre 1261 y 1268 en un gótico inicial, consta de tres naves y cuenta una bellísima portada románica, la Puerta de Santiago, de gran riqueza decorativa y con variedad de personajes. Entre ellos cabe destacar una singular imagen que representa a los atormentados pecadores en el infierno, en ella puede verse a una diablesa dando a luz a un rey tocado con cetro y corona, y quizá con la misma alusión, la imagen de la fotografía de abajo, donde una pareja de amantes se presta a ser devorados por un diablo, que ambas imágenes se correspondan con el rey Alfonso X y su amante Doña Mayor y la relación que mantenían fuera del matrimonio.

Pareja de amantes dispuesta a ser devorada por un demonio
También cabe destacar el Convento de Santo Domingo, en la actualidad centro cultural y de información, y la Ermita del Hospital del Remedio que tiene una bella puerta isabelina del siglo XVI y los arcos del claustro del antiguo Hospital.

Ermita del Hospital del Remedio
Para esta entrada y el viaje he consultado las siguiente libros y páginas de internet:
Castillos de Guadalajara I, Jiménez Esteban, Jorge, Libros Penthalon, Madrid 1992.
Castillo de Cifuentes, Castillosnet.org
Castillos de Guadalajara (Guía de campo), Herrera Casado, Antonio, Aache ed., Guadalajara 2007.
Cifuentes.es, página del Ayuntamiento de Cifuentes.
Cifuentes-Guadalajara, Arteguias.com


Restos de las torres de la cerca de la albacara
Cifuentes desde el cerro de San Cristóbal a los pies del castillo

Plaza Mayor de Cifuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario