lunes, 20 de marzo de 2017

Iglesia de San Martín del Rojo


Siempre se piensa que después de haber visitado San Martín en Frómista, San Vicente en Ávila o Santo Domingo en Soria, por poner tres ejemplos del románico castellano, que no vale la pena desplazarse unos kilómetros para ver una iglesia tan sencilla y desconocida como La Asunción de San Martín del Rojo y menos de forma improvisada. Fuimos porque estaba indicada en un cartel informativo del monasterio de Santa María de Rioseco. La población de San Martín del Rojo se encuentra a 4,5 kilómetros del monasterio de Rioseco. en un altozano junto a lo queda del pueblo hoy abandonado. Es una pequeña iglesia a la que se accede por una escalinata destartalada de bloques de piedra, está adornada con una espadaña barroca "que oculta un sencillo y austero templo románico de finales del siglo XII". Escasa es la información que he encontrado sobre ella, casi toda en el cartel informativo que hay al pie del cerro donde se asienta.


La descripción que hace el panel informativo, sencilla y muy bien ilustrada, es la siguiente: "Su cabecera conserva la estructura original en la que un tramo recto precede a un ábside semicircular. Hacia el exterior, los contrafuertes, una ventana, una cornisa decorada con puntas de diamante y varios canecillos, algunos figurados, rompen la monotonía del ábside".


El pórtico está compuesto por columnas y capiteles que pertenecieron a la iglesia arruinada de Fuente Humorera, cerca de San Martín, a la que se llega por un desvío desde la misma carretera anque el camino está cortado por una valla que impide el paso. Estos capiteles "están decorados con curiosas escenas que parecen representar a unos músico junto a una bailarina en uno de ellos, y lo que podría ser un domador con su caballo en el otro".


La portada "se organiza mediante arco de medio punto y cuatro arquivoltas" donde "diferentes personajes atados con una cadena se sitúan longitudinalmente ocupando la arquivolta, en cuyos extremos aparecen dos figuras demoníacas". En el interior, que no pudimos ver, según el cartel los capiteles tiene motivos  muy variados y en uno de ellos, en la nave, "repite un tema similar al de los músicos y la bailarina del capitel procedente de Fuente Humorera"; el resto del interior representan "curiosas aves, parejas de cuadrúpedos afrontados y mascarones con aves que picotean en su boca".


Tan solo quedaba rodear en edificio y recrearse fotografiando los canecillos, en uno se vuelve a representar a músicos y cabezas de animales: un ciervo y un toro. Para terminar, apuntar un detalle de calidad humana de quienes escribieron el cartel informativo, en él se hace un sencillo homenaje: "A Manolo, quien durante muchos años fue el único habitante de este pueblo, se le humedecían los ojos de orgullo cuando enseñaba a los visitantes ocasionales "los muñecos" tallados en esta portada",

Para esta entrada he utilizado únicamente la información que existe al pie de la iglesia.

Músico encadenado



Demino devorando a un personaje
Cornisa, canecillos y parte del ábside

Músico representado en uno de los canecillos

No hay comentarios:

Publicar un comentario