domingo, 12 de febrero de 2017

La torre de Valdenoceda


La visita a Valdenoceda no estaba programada en nuestro viaje por las Merindades sino que fue producto de la casualidad llegar hasta allí. Salimos de Trespaderne, después de la visita al castillo de Tedeja y desviarnos hacia Puente Arenas para ver la iglesia de San Pedro de Tejada, aunque frustrante porque estaba cerrada. Tomamos camino de Valdenoceda para subir el puerto de La Mazorra dirección a Burgos; y desde la carretera se puede ver la impresionante torre de los Velasco e improvisamos la visita. La única información que tuvimos fue la que hay en el cartel informativo que comparte con la iglesia románica de San Miguel de finales del siglo XII. El cartel nos informa escuetamente, "Esta imponente torre gótica, construida entre el siglo XIV y principios del XV, tiene veinte metros de altura y gruesos muros de sillarejo rematados en almenas. El escudo pertenece a la familia Villamor".


La torre se encuentra en una tierra de labor sin nada que obstaculice su visión, lo que la hace aún más impresionante. Observando el edificio se ñperciben asimetrías en los vanos y la peculiaridad de tener dos puertas de acceso, una bajo el gran escudo de los Villamor orientada al sur y a ras de suelo, y la que parece ser original en un primer piso, al que se accede por una aparatosa escalera de granito, que mira al este dirección a la iglesia de San Miguel. Para explicar todos los detalles de su construcción acudí al libro de los Castillos de Burgos de Javier Bernard quien explica estos puntos y describe la torre.


A partir del siglo XIV aparecen los Velasco vinculados al valle de Valdivielso donde está ubicada "la torre del señorío de Valdivielso, también conocida por torre de los Velasco". Es "Juan Fernández de Velasco quien crea un mayorazgo a favor de su hijo Pedro a principios del siglo XV, época en la que debió levantarse". La torre comenta Bernard, recuerda mucho a los dos torreones que conforman el alcázar de Medina de Pomar; de los personajes a los que alude imagino que  Juan Fernandez de Velasco era hijo de Pedro Fernández de Velasco camarero Mayor de Enrique II, que mandó construir el castillo de Medina de Pomar y fundador del mayorazgo en 1380 que incluía "la villa de Medina de Pomar, con su alcázar y con sus aldeas y con sus términos..." que heredaría su hijo el aludido Juan Fernández de Velasco y de éste a su vesu hijo Pedro de Velasco, el futuro primer Duque de Haro, que sería quien edificó la torre.


La torre tiene una planta de 12 por 11 metros, 20 metros de altura y sus muros casi 2 metros de espesor. El edificio "antiguamente tenía 3 pisos interiores de considerable altura, accediendo al primero por puerta elevada a la que se llega mediante escaleras de piedra adosadas a sus muros por el exterior, que todavía subsiste aunque restaurada modernamente". A continuación comenta las reformas que el actual propietario ha practicado en ella, incrementando el número de pisos de 3 a 5 "mediante forjados y escaleras de hormigón, lo que ha obligado a sacar al exterior ventanas que nunca tuvo", aunque se ha seguido la traza de las originales, ajimezadas y de arco ojival; y se "ha abierto una nueva puerta de acceso a la torre en otra de sus caras a nivel de planta baja y colocándole encima un gran escudo heráldico que no es suyo y que corresponde al apellido Villamor", aunque, señala, "en otras partes quedan aún escudos de vero de los Velasco". La torre, concluye, está edificada de sillería en las esquinas y el resto de sillarejo.


La reforma e intervenciones llevadas a cabo por el actual propietario, de la familia Villamor que explica el escudo que se ha colocado sobre la nueva puerta de acceso, en mi opinión están muy bien lograda vista desde el exterior, consiguiendo que los cambios sean casi inapreciable a no ser por las asimetrías que comentaba antes de ventanas y saeteras y la diferencia del color de la piedra.


Añadir sobre el origen de estas torres en esta época, según Cobos y de Castro en su Castillos y Fortalezas, durante los siglos XIV y XV, es cuando las torres burgalesas alcanzan su mayor desarrollo evolucionando como lugares de residencia en el XV, sin llegar a perder su estructura de torre. Comentan el caso de la cercana torre de Loja en Quintana de Valdivelso construida entre los siglos XV y XVI por el hidalgo Juan Sánchez Saravia de Rueda, cuya familia estaba adscrita al linaje de los Velasco, que además de sus propios escudos en la torre incluyó el de los Velasco en señal de pleitesía; "se construían estas torres de nueva planta o se reformaban otras anteriores, por pequeñas familias hidalgas enriquecidas normalmente en el comercio de la lana. En no pocas ocasiones se buscaba intencionadamente la apariencia medieval de la torre, más para aparentar orígenes nobiliarios, habitualmente inexistentes, que para garantizar defensa alguna de bienes y propiedades".


Para esta entrada además del cartel informativo que hay junto a la iglesia de San Miguel, he consultado los siguientes libros:

Castillos de Burgos, Bernard Remón, Javier, Ed. Lancia, León, 1992
Castilla y León. Castillos y fortalezasCobos Guerra, F. y Castro Fernández, J.J. de, Ed. Edilesa, León, 1998.

Detalle de la torre en la que se aprecia las intervenciones recientes

Iglesia de San Miguel de Valdenoceda

No hay comentarios:

Publicar un comentario