lunes, 21 de marzo de 2016

Anacleto Ceracchini: Pintura


Desbordante de color Anacleto Ceracchini, más que pintar parece divertirse; su pintura es un canto a la alegría, una festividad y un divertimento que aleja cualquier maleficio que se pueda encontrar en el arte. Sus personajes sin rostro, recuerdan a los personajes que habitan las obras de Giorgio de Chirico, caras oblongas de maniquíes que sustituyen en sueños a los personajes, solo que Ceracchini reviste esos rostros de sombras luminosas, saltándose alegremente los perfiles enigmático e inquietantes de surrealismo para revestirlos de color y luz.

Pero hay una diferencia con de Chirico, no ya de estilo sino de significado y objetivo, mientras éste nos sumerge en el submundo de los sueños y el surrealismo, Ceracchini nos transporta a un mundo tan real como idílico y cotidiano, saca a sus personajes a la calle, los expone a la vida diaria, a la luz, a las carreras de bicicletas, a las de caballos, a los encierros de toros, o a Don Quijote cabalgando sobre planos multicolor en los Campos de Montiel en pos de gigantes y molinos; y lo hace en un mundo que transita entre el naif  de una vida alegre y la alegría viva, la más superficial si acaso, pero esa alegría ingenua que habita en cada ser y que todo lo impregna de color, y un fauvismo cándido y risueño, sin olvidarnos, por qué no, del trágico toque expresionista de Kichner o la espiritualidad también expresionista de Franz Marc.


El espectador atento puede encontrar otros parecidos y ver otras suertes, otros mensajes e incluso otros recuerdos porque los guiños a otros maestros, a otras obras y a otros estilos es constante: jugadores de cartas, amantes, la Torre de Babel, danza de bacantes e incluso sueños, hasta llegar a la abstracción, todo en un universo personal y festivo en el que, como nos dice el catálogo, el color genera formas y contenidos para convertirse en el nexo de unión que da sentido al cuadro.


Anacleto Ceracchini, pintura, en Galería Orfila, en la calle Orfila, 3 de Madrid, hasta el 5 de abril de 2016.




No hay comentarios:

Publicar un comentario