martes, 1 de diciembre de 2015

EntreFotos La Feria


Un breve comentario de mi visita a Entrefotos La Feria, un evento tan importante como entrañable, una fiesta en torno al espíritu de la fotografía en las que el autor, el fotógrafo como artista, presenta su trabajo directamente al público y mantiene un espíritu que otras ferias han ido perdiendo: además de su temática, la cercanía y el contacto directo con el público sin intermediarios.

Había obra de una calidad extraordinaria aunque en este caso no voy a hablar de ella, sino de los fotógrafos, Es interesante que sean los propios autores quienes muestren sus proyectos, la pasión que ponen en desarrollarlos, su extraordinaria dedicación, su ejecución y el resultado final: una fotografía, toda una serie o un libro; y ver el cuidado con el que manejan las obras, esos guantes blancos, el esmero de años de trabajo para desarrollar un mundo único y personal: bosques, ríos, paisajes urbanos, retratos,... un mundo inagotable que el visitante atento no puede dejar pasar inadvertido.

E intentando recuperar esos mundos en forma de imágenes, comencé mi recorrido visitando en primer lugar a los artistas que conozco, y el primero a José Luis López Moral, tan entrañable como sus paisajes, la inagotable belleza de esa serie que tanto me cautiva, su Ofelia o la no menos interesante y elaborada Bodegones del hambre. Comentamos la calidad del público y la ausencia casi sistemática y obsesiva de coleccionistas. Las ventas flaquean y los precios no son tan altos como para no llevarse una buena obra, coincidimos los dos. Me sugiere la obra de otro fotógrafo, los retratos de Xavier Gómez. Nos veremos de nuevo esta semana en el Mercado de la Cebada.

Antes una parada no prevista y muy gratificante con Andreas Strobel. Una conversación cercana y amable frente a su obra, la mayoría de pequeño formato, muy atractiva, en ella Andreas no cesa de explicar sus fotografías y la técnica que utiliza, se mueve entre un trabajo elaborado, la imagen en movimiento y la quietud de los objetos: la armonía y el equilibro por un lado; y por otro la experimentación, los juegos de la óptica del prestidigitador capaz de confundir la mente del observador a través de la imagen.

Ya conocía la obra magnífica de Pablo Pro, que había comentado a este blog, pero no lo conocía a él personalmente. Fue toda una satisfacción comentar con él esa obra, cómo la ejecuta, la complejidad de ordenar, si es que se puede llamar así, y coordinar a sus modelos en una coreografía ejecutada bajo el agua, en el mar. La intuición del fotógrafo, la ausencia de un posado en un medio atípico, hacen que tan solo sea esa intuición que posee el artista, capaz de componer las escenas que fotografía. Comenta su actual exposición Integración en Madrid, una visita obligada en el Edificio Villa Rosa de la Plaza Santa Ana.

Una parada prevista, y deseada, para ver la obra de Maria Antonia García de la Vega, que presenta su libro Memorandum Natura, una delicada visión de los bosques, un proyecto elaborado a través de varios años, en el que ha ido captando las entrañas de los bosques, su espíritu, la belleza y la fortaleza de unos paisajes vigorosos a la vez que sumergidos en el más íntimo de los silenciosos; un trabajo de una calidad técnica y una belleza realmente extraordinaria.

Junto a ella, ahora una visita inesperada una charla con la malagueña Lía G. sobre su trabajo Cruising. Este gira en torno a la apropiación del espacio invadido. Me explica el proyecto y, mientras charlamos, me es imposible no dejar de mirar las fotografías de otro de sus trabajos, El instante . Por último comenta de forma apasionada otra obra suya, La belleza inquietante. Hay en su trabajo una frescura que me gusta y me atrae, un toque diferente y audaz en sus imágenes y en su propuesta.

La visita más esperada, porque ya había escrito dos post en el blog sobre su obra, fue la de Pilar Pequeño. Comentamos aquellos Paisajes cercanos de la ribera del Jarama que ya comenté aquí, y que presidían su mesa, y su fantástico trabajo con flores sumergidas en el agua de una delicadeza absoluta. De una vitalidad increíble, tan dinámica como cercana y entrañable. Hablando con ella recordé una entrevista que le hicieran al Premio Nacional de Fotografía, Juan Manuel Castro Prieto, en la que afirmaba que para ser un buen fotógrafo hay que tener sensibilidad, talento, ser observador, disciplina, pasión y, sobre todo, un proyecto y energía, cualidades, todas ellas que se reflejaron en ella el tiempo que estuvimos charlando. Su obra, magnífica.

Y para finalizar, lamentar  no traer aquí a otros autores, es la hipoteca que se ha de pagar al acudir a estos eventos, en los que no se citan a todos y merecen de sobra ser citados. En fin, concluyo con una foto robada al Premio Nacional de Fotografía, a Juan Manuel Castro Prieto, mientras firmaba uno de sus libros de autor. Un verdadero regalo.


Entrefotos La Feria, en La Casa del Reloj, en Paseo de la Chopera, 10 de Madrid, (junto a Matadero) entre los días 26 y 29 de noviembre de 2015.

1 comentario: