domingo, 22 de noviembre de 2015

Eva Navarro y Marta Sánchez Luengo: Universos personales

Eva Navarro
Las exposiciones colectivas tienen, en mi opinión, un problema para el espectador, se hace imposible en muchas ocasiones discernir los conceptos de un artista con la obra de su vecino, por lo que hace un tiempo decidí no comentar exposiciones colectivas. No obstante hace unos días estuve en la exposición Universos personales en la Galería BAT Alberto Cornejo y decidí comentar brevemente la muestra, no sólo la calidad de las obras, sino por el trabajo que la propia galería ha hecho para vincular tantos las obras como a los artistas, logrando un gran equilibrio entre las distintas disciplinas que conforman la muestra: pintura, escultura y fotografía.

Marta Sánchez Luengo
El problema que encuentro, eso sí que no sé cómo evitarlo, es dejar fuera de esta entrada a alguno de los cinco autores. Es difícil, y voy a intentar centrarme en dos de ellos: la obra de Eva Navarro, pintura; y la de Marta Sánchez Luengo, escultura. Entre medias y con un nexo claro en la transición entre una disciplina y otra, voy a dejar a un lado la delicadeza de la obra de Eva Poyato muy cercana a la ilustración; la de Xurxo Gómez-Chao, instalaciones en estudio y fotografía que nos trasladan a la obra de Jorge Flores, fotografía en la que el en entorno del personaje parece desvanecerse alrededor del protagonista, y a través de este último se podrá volver a entroncar las obras sin problema visual ni discurso argumental, con la obra de Eva Navarro. Un círculo perfecto en su conjunto en el que cada artista sirve de antesala del siguiente y es la continuación de su antecesor, sin fisuras.


Eva Navarro
La obra de Eva Navarro parece recrear un submundo íntimo de los personajes que representa, rescatándolos de una actividad cotidiana, la lectura, el paseo o el tránsito de una calle para trasladarlos, de un entorno general a la profunda intimidad del acto que representan, desde una perspectiva cenital, como si una poderosa atracción los elevase y los transportara a la dimensión más apropiada que a cada cual le corresponde en ese momento: la lectura en una atmósfera plagada de color; el paseo por sobre un suelo inexistente donde los personajes caminar en silencio y que parecen desfilar como autómatas a un lugar concreto y determinado que se deja al albur del espectador. Son espacios, lugares y escenas que trasladan al espectador a la dimensión de la escultura de Marta Sánchez Luengo.

Marta Sánchez Luengo
La escultura de Sánchez Luengo es tan intima como la pintura que la precede en estos Universos personales en un entorno en el que se complementan mutuamente . Sus personajes, de pequeño tamaño en torno a los 33 centímetros, son de una realidad exquisita. Cada pieza,como  individualidad, representa su espacio propio, y en conjunto, el común de los espacios que configuran nuestra sociedad moderna marcada por la personalidad de los miembros que la componen: competitividad, individualismo, introversión y hermetismo; y a la vez formando un conjunto de sentimientos y estado a través de cada individuo: la contemplación, la espera, la melancolía, el amor o el desasosiego. En la obra de Sánchez Luengo, elaborada con diversos materiales, bronce, hierro o resinas, cada pieza vive por sí sola a la vez que logra crear un conjunto unitario.

Marta Sánchez Luengo
Es, en definitiva, un excelente diálogo entre artistas, que junto con Eva Poyato, Xurxo Gómez-Chao y Jorge Flores. crean unos Universos personales y a la vez un conjunto social de una frlicada belleza conservando la armonía y el equilibrio entre las obras. Una visita muy recomendable.

Universos personales, colectiva en Galería BAT Alberto Cornejo, en María de Guzmán, 61 de Madrid, hasta el 5 de diciembre de 2015

Eva Navarro
Eva Poyato
Jorge Flores
Xurxo Gómez-Chao (sección de la obra)

No hay comentarios:

Publicar un comentario