miércoles, 28 de octubre de 2015

Amanece: (Divertimento nº 1)

(...)

De lejos me observan como lo haría ese cielo
común de los pastores
cuando pasan las nubes
sobre los recipientes de la leche
en el amanecer de los establos;
como lo haría a solas, en otro amanecer,
la mujer que se peina para nadie
en el cuarto interior de una secreta
población de provincias.

(...)

Basilio Sánchez. Las estaciones lentas. Colección Visor de Poesía (2008)

AMANECE

La Lumière c´est la vie. Por lo tanto cuanta más luz en las pinturas, más vida, más verdad, y más belleza, escribía Sorolla.

16-10-2015 08:02:26 
Amanece, contemplar uno de los mayores espectáculos de la naturaleza: el nacimiento de la luz. Suelo levantarme mucho antes de que amanezca, cuando Madrid parece aún dormir, mucho antes de que se ilumine el horizonte. Alguna vez he intentado fotografiar este instante, aún de noche, como estos últimos días sin Luna, cuando pueden verse por el Este a simple vista: Venus radiante, más abajo Júpiter junto a Marte y más abajo aún, a cuatro dedos sobre el Orto, lugar por donde aparecerá majestuoso el Sol, el solitario Mercurio. La fotografía, a pulso, es imposible.

16-10-2015 08:09:08
Entonces, después de intentarlo, dejo la cámara sobre el alféizar de la ventana de la cocina mientras preparo el desayuno. Me entretengo mirando ese horizonte que comienza a clarear muy, muy despacio.

16-10-2015 08:11:46
La primera luz tras el horizonte se tiñe de rojo. Es la Aurora quien asoma, la de rosáceos dedos a quien canta Homero que comienza a iluminar las azoteas.

16-10-2015 08:14:24
Y al abrir la ventana para volver a disparar la cámara, se nota el olor acre de la ciudad. Madrid se despereza envuelta en el murmullo informe del tráfico lejano. El olor y el ruido los diluye el aroma y el borbotar del café, en la cocina apenas si hay ruido que el arrastras de pies y de cucharillas contra la taza. Fuera, entre las nubes, los planetas, aún visibles, se elevan y se escoran hacia el sur.

16-10-2015 08:15:42
Cada época tiene sus habitantes y sus hábitos, casi siempre en esta media luz: revolotea al último murciélago y ya, cuando despuntan los primeros rayos, un vuelo de palomas se desata en busca de la antena más alta desde donde ver la salida del Sol. Marte se apaga y Mercurio, el de los pies alados, casi no se aprecia.

16-10-2015 08:20:22

Otras veces son las urracas las graznan controlando su territorio. La primavera trae a los vencejos, que se quedarán hasta el inicio del otoño cuando empiecen a aparecer bandadas ordenadas de patos que vuelan hacia el sur huyendo del invierno; y mientras pienso estas cosas, como canta Ovidio, la Aurora acaba de disipar las tinieblas.

16-10-2015 08:31-22
Muy de mañana, aún en la oscuridad, el mirlo, en celo, canta para atraer a la hembra. Al abrir la ventana de nuevo para una nueva foto, se recibe el zumbido del tráfico es cada vez más potente que va apoderándose de la quietud y el silencio si es que los hubo. Muy altos ya, Júpiter, el que habita los repliegues luminosos del cielo, casi no se ve, sólo el lucero, Venus, resiste aún a la claridad.

16-10-2015 08:51:24
Se entreabría la puerta del Alba, palidecieron la Luna y el lucero matutino, canta Ovidio, y las crines de los cuatro caballos que tiran del carro del Sol barren la oscuridad cielo.
Cierro la ventana y, como muchas mañanas, saludo:
Amanece.
Buenos días gente.

Las fotografías son del día 16 de Octubre de 2015, hechas entre las 8:02:26 y las 08:51:24, de una serie de 34 fotografías, están hechas a pulso sin utilizar trípode, están sin retocar. Los textos que hacen referencia a los planetas son los que me suelen venir a la mente mientras veo los cambios de luz y son de Las Metamorfosis de OvidioFenicias de Eurípides y La Iliada de Homero.

1 comentario: