miércoles, 11 de marzo de 2015

Las geometrías posibles


Eok Seon Kim
Las geometrías posibles es una forma de entender el arte abstracto y geométrico que en la actualidad se produce en España. Irlanda y Reino Unido, y cuyo catálogo, con un interesante texto de Enrique Juncosa, nos ayuda a entender un poco los vaivenes del arte contemporáneo, desde la abstracción y la casi desaparición del arte visual hasta el abuso que en la actualidad se hace del conceptualismo. Creo que vale la pena leer pausadamente este texto para replantearse la validez del modelo actual de ver y comprender el arte actual, al menos, como espectadores.

Iñaki Ruiz de Eguino
¿Qué pasa ahora mismo con la abstracción? pregunta Enrique Juncosa en el catálogo de la exposición Las geometrías posibles que puede verse en la Galería Odalys. La abstracción, el arte moderno y conceptual, ¿hacia dónde camina? -añadiría yo-. No hace muchas fechas esta misma galería nos traía una excepcional muestra de la abstracción geométrica y el constructivismo con obras de artistas representativos de mediados del siglo pasado como Manuel Calvo, Gerardo Rueda, Francisco Farreras, Gerardo Delgado o del Equipo 57, maestros ya clásicos, como aperitivo de las últimas tendencias en esta línea de trabajo del arte contemporáneo.

Eduardo Barco
De aquella exposición, "El trabajo de lo visible", comisariada por Alfonso de la Torre, éste traía una cita del crítico Claude Esteban que prologaba la muestra y que en parte era el título de la misma: "Puede ser que las imágenes dispongan de poderes de los que no sabemos nada, pero que se activan en nosotros, que nos determinan, allá donde pensábamos descifrar simples figuras. Puede ser que las imágenes participen de una respiración más extensa, que sean, ciertamente, más allá de todas nuestra razones, como el trabajo incesante de lo visible".

Carlos Cartaxo
Con esta visión retomo la pregunta de Enrique Juncosa, dedicado a la búsqueda de ese trabajo incesante de lo visible. En el catálogo de Las geometrías posibles, Juncosa hace un recorrido, a la vez que reflexiona, sobre la historia del arte contemporáneo y la abstracción, desde esos años veinte hasta los setenta de la pasada centuria en los que predomina un discurso radical. Son los años en los que "La abstracción llegó a ser algo así como el emblema de la Modernidad, ya fuera desde su vertiente geométrica o desde su vertiente informalista y expresiva", hasta culminar con las propuestas minimalistas que mantenían que la obra de arte es pura forma y que su "significado constituía un lastre a evitar por completo". El posmodernismo cuestiona este discurso y, en la línea que se expresaba Claude Esteban en el párrafo anterior, "defenderán que el significado es algo ineludible, consustancial a la práctica artística e incluso a la naturaleza humana".

Andrew Bick
"Es cierto que la abstracción no es hoy el discurso dominante", añade Juncosa, lo que permite a los artistas actuales liberarse de cierta presión a la hora de crear su obra, porque "tampoco es un fenómeno tan mediático como lo fue en su día, pero ello, sin duda, permite a quienes siguen explorando sus posibilidades la oportunidad de hacerlo con rigor, concentración y escasas presiones externas", y expresarse mediante un lenguaje más libre, que ha dejado de ser "definitivo y excluyente, capaz de plasmar una visión utópica, sino que más bien como una forma más de enfrentarse al fenómeno artístico", en consecuencia con esta liberación del discurso conceptual "los artistas abstractos no son ahora dogmáticos, tan sólo han escogido el medio que se ajusta mejor a su sensibilidad e intenciones".

Eok Seon Kim
En su análisis, Juncosa se muestra, sobre todo, crítico con el sistema que encumbra cualquier forma de arte y la consiguiente "comodificación" del mismo que justifica los precios de algunas obras, y con ese "mundillo del arte contemporáneo" al que "le gusta estar a la última y huir de todo aquello que pueda parecer trasnochado, así que todo se comercializa de una forma u otra". Igual de contundente se expresa cuando asegura que "Es evidente, por último, que se ha abusado de unas formas de arte que se acompañan por descripciones de intenciones que en ocasiones nadie hubiese adivinado sin las explicaciones que se presentan como pertinentes". Lo visual, asegura, representa en la actualidad "un soplo de aire fresco y una actitud democrática por la abertura al diálogo que representa".

Las geometrías posibles, colectiva con obras de Richard Caldicott, Mark Joyce, Andrew Bick, Patrick Michael Fitzgerald, Eduardo Barco, David Rhodes, Iñaki Ruiz de Eguino, Carlos Cartaxo, Robert Ferrer i Martorell,  Eok Seon Kim y Jorge Varas, en la Galería Odalys en calle Orfila, 5 de Madrid.

Iñaki Ruiz de Eguino
Robert Ferrer i Martorell

No hay comentarios:

Publicar un comentario