viernes, 20 de marzo de 2015

Isabel Tamayo y José María Soria: Dibujos


¿Es arte la fotografía? Pregunta H.W. Janson en su Historia general del arte; y leyendo un poco más adelante, en el mismo párrafo, afirma que "la fotografía comparte la creatividad del arte porque, por su misma naturaleza, su ejecución exige necesariamente la existencia de imaginación". De no haber sido por un error lo más seguro es que esta cita no la hubiese tenido que utilizar. En principio creía que la serie de dibujos que Isabel Tamayo y José María Soria exponen en la Galería Orfila, eran intervenciones sobre fotografías, y este error mío me ha llevado a un breve debate sobre la fotografía y el arte con mi acompañante.

Toda la obra de la exposición son dibujos, grafito y técnica mixta, tomando como base las imágenes de fotografías. Unos son dibujos de retratos de personajes de posados aparentemente sencillos, como sacados de la fotografías de un carnet de identidad. Otros, muestran rostros y manos exentas, las manos con más detalle, dejando ver en la obra sólo una parte, la piel que suele verse de una persona: la cara y sus manos, el resto desaparece en un fondo de blanco intenso. Por último una serie de retratos de cuerpo entero en el que los rostros, también difuminados resaltan sobre las vestimentas apenas esbozadas.

¿Si no había fotografías, a qué se debía el debate? La nota de prensa hablaba del retorno, el viaje de vuelta al origen del dibujo y al arte figurativo que la huida tras la irrupción de la fotografía había provocado en los artistas: ya no era preciso copiar literalmente la naturaleza sobre el lienzo, la fotografía lo conseguía con sólo apretar el disparador de la cámara. No obstante, cuando la fotografía surge y fuerza en cierta manera la llegada del impresionismo, la pintura ya había perdido la naturalidad, retrato tendía a la fantasía, hacia la imagen halagadora del individuo desvirtuando la realidad, huyendo de la literalidad de la imagen que la fotografía sí captará en sus inicios. A partir de aquí la pintura abandona prácticamente la copia de la naturaleza, buscará los efectos de la luz o del tiempo; y será la fotografía quien se apropie ahora del clasicismo, de la representación mimética de la naturaleza, algo que tan solo y en poco más de siglo y medio, al albur de las modas, comenzará también a despojarse de lo natural y tender hacia imágenes que exaltarán sólo belleza y estética, de nuevo hacia la fantasía, a la imagen halagadora que impera, gracias al retoque y los cánones de belleza, la exaltación de la sofisticación.

Es en este ambiente donde la obra de Tamayo y Soria recuperan la dignidad del retrato, del dibujo, y sobre todo del retratado. Sus dibujos captan escenas sencillas, rostros sencillos de gente sencilla en los que se adivina la resignación, la altivez, el cansancio o la abulia del personaje, y se entabla un diálogo con las huellas del tiempo, las arrugas se insinúan, las manos, serenas y cansadas a la vez que ásperas, fuertes; las poses son convencionales porque lo cotidiano no precisa de posturas, y propician un dialogo con el espectador que ve recuperada en ellos la naturaleza humana, la belleza de lo natural. Entonces la fotografía se queda a un lado, olvidada, como un simple vehículo a este nuevo tránsito.

Surge, sin embargo el dilema de si, de igual manera que el hiperrealismo capta la imagen fría sin buscar el sentimiento de lo retratado, trabajar desde la fotografía como modelo desvirtúa de cierta manera la labor creadora del artista: la luz, las sombras o los volúmenes que ofrece un modelo natural ya están plasmados en la literalidad de la fotografía y esto en parte facilita la labor del artista. No obstante no es este el asunto ni el trasfondo de la exposición, sino la recreación digna del personaje, el sentimiento que transfieren los dibujos de Tamayo y Soria hacia el espectador y el sesgo de espontaneidad que emana de su trabajo.


Isabel Tamayo y José María Soria, dibujos en Galería Orfila, en calle Orfila, 3 de Madrid hasta el 8 de abril de 2015.





No hay comentarios:

Publicar un comentario