lunes, 19 de enero de 2015

Wenceslao Robles: Brutal


De nuevo la sala espacioBRUT nos trae una excelente muestra, esta vez una interesantísima exposición de pintura y grabados del artista sevillano Wenceslao Robles titulada Brutal, en la que las obras muestran "su visión de la arquitectura brutalista, sobre edificios de Le Corbusier, Nick Rochowski, Owen Lude,..." La primera pregunta que nos asalta ya en la misma entrada es ¿qué es la arquitectura brutalista en la que se basa la propuesta del artista? La respuesta en principio es sencilla, y es la que vamos a ir descubriendo mediante el trabajo de Robles. Éste nos propone a través de "una forma de poesía que choca frontalmente con la lógica de pensar si una mole de hormigón es bella o si lo fue alguna vez". "Torres blancas, por ejemplo; o Periodismo, la Facultad de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense " -me apuntan-.

El primer paso ha sido visitar Torres blancas, de Sáenz de Oíza, en la avenida de América de Madrid, un edificio formidable aunque algo aislado del centro, e intentar comprender esa apropiación o invasión del espacio urbano de una gran mole de hormigón. El ejercicio consiste en extraerla del paisaje, eliminar el entorno, aislar y contemplar esa mole como nos propone la galería: uno de "nuestros grandes frankensteins, olvidados en muchos casos, pero con su propia retórica y su poesía". Un ejercicio, sin duda, exigente, excitante y arriesgado para una fría mañana de invierno en Madrid.

Los que sólo tenemos una breve noción sobre arquitectura, donde nuestros conocimientos no van más allá de Brunelleschi, los libros de Vitrubio o, de pasada los nombres aprendidos de Mies van der Rohe y el mismo Le Corbusier; y aprendimos algo de perspectiva buscando los puntos de fuga frente a El Lavatorio de Tintoretto en El Prado, a nosotros, como al espectador en general, espacioBrut parece plantearnos el reto de introducirnos en un mundo real de la arquitectura postmoderna y, lo más atractivo de todo, hacerlo de la mano de una disciplina que va quedándose en cierta manera arrinconada, como es el grabado.

Este es viaje por el que nos conduce, al menos en esencia, Wenceslao Robles en la serie de grabados y pintura que presenta en Brutal  a modo de planos o proyectos de obra recién salidos del estudio del arquitecto aún en pleno proceso de elaboración; unos dibujos y trazos en los que, aunque se ignore su terminología, distinguimos perspectivas, intersecciones y volúmenes trasladados al arte contemporáneo desde el dibujo técnico. De ahí la propuesta subliminal de rescatar los volúmenes de los que estos edificios se han ido apoderando y modificando en el paisaje urbano, intentar rescatar o descubrir la "belleza de lo cotidiano" a la que se alude la nota de prensa de la exposición: "Aparte de obviedades historicistas, críticas o no, lo que importa es la belleza de lo humano, sea o no del agrado del paseante o críticos".

La dificultad estriba en encontrar la belleza en esas "moles de hormigón" carentes de signos externos y ornamentación. Wenceslao Robles nos explica el brutalismo arquitectónico: "surge como respuesta a las necesidades utópicas y sociales tras la segunda guerra mundial, el postmodernismo. Formas enormes, angulares y racionales, materiales en estado puro como el hierro y el hormigón así como ausencia total de ornamentación son esenciales en su aspecto". Según estas tesis, la artesanía que embellece la obra, el ornamento y hasta la obra de arte moderna, es mano de obra desperdiciada, salud, material y, en definitiva, capital desperdiciado del que se puede y debe prescindir. Y añade: "La contemplación exterior de estos edificios, dándoles un enfoque externo, omitiendo su utilidad interna, hace que puedan admirarse como gigantescos altares megalíticos, proporcionando una imagen mágica y terrorífica generando un desconfiado interés. Conectando con lo más antiguo y telúrico de nuestro ser, como si de modernos dólmenes y menhires se tratase".

El resto es la visión que el espectador puede tener de las obras que presenta, tanto en la sala de exposición, aquí Robles hace el papel de Tintoretto, como la particular visión que podemos tener ante la presencia física del edifico. Todo un reto el que nos proponen la galería y el artista y al que vale la pena acudir.


Brutal, de Wenceslao Robles, en espacioBRUT Gallery, en calle Pelayo, 68 de Madrid, hasta el 11 de febrero de 2015.


1 comentario:

  1. BRUTAL...de Wenceslao Robles en nuestras paredes. (Nueva exposición en espacioBRUT).

    ResponderEliminar