jueves, 1 de enero de 2015

Ofelia García: EntreVías


La nota de prensa, escrita por la propia Ofelia García, es sencilla y escueta, del trabajo que presenta en la Galería Rafael Pérez-Hernando y que ella misma califica como "estructuras sencillas". Escribe, para orientarnos en su trabajo: "La lógica interna de mi obra me ha dirigido hacia una mayor abstracción en un proceso de introspección, simplificación y síntesis". El resultado, la síntesis a la que alude, es un largo proceso basado en "la necesidad de tratar aquellas cuestiones que me vienen interesando con cierta insistencia, como son el viaje y su conexión con el tiempo". El espacio y el tiempo.

El propio Rafel Pérez Hernando me enseñó ese camino, el trayecto que ha trazado la artista para llegar a esta síntesis; y siempre se es afortunado cuando alguien tan especial como Rafael comparte sus impresiones sobre una obra, porque sabe descubrir en ella la sensibilidad del artista y el detalle que al resto seguramente se nos escapa. De su mano recorro, en un viaje intenso a través del tiempo, la obra de Ofelia García.

Todo el proyecto, como una metonimia, lo titula "Entrevías". Se inicia años atrás con unas fotografías de viajes familiares: un apartamento, la habitación de un hotel, el vestíbulo de una estación o la sala de embarque de un aeropuerto. La artista va interviniendo sobre las fotografías que dormían en una caja de cartón; colorea ciertas partes, elimina elementos y hace añadidos en ellas de lo que cree debía estar o debía olvidarse. Al mirar estas primeras imágenes y la intervención sobre ellas, me recuerda vagamente a una transición de Mondrian a Hamilton en la que muchas de las formas y algunos elementos permanecen aplicando la artista, según me explica Rafael, "una fina y delicada pincelada que va resaltando partes y ocultando otras", con colores primarios, vivos, atractivos e intensos.

En la evolución persistente va eliminando cada vez más elementos, como la memoria, que se despoja de imágenes superfluas y condensa el recuerdo en un solo personaje, Ofelia García sintetiza los personajes en las líneas puras y rectas, sin elementos que las perturben, personajes de los que sólo quedan trazos difuminados de sombras grises. Aquel trazo fino y sutil que aún guardaba y dejaba percibir la pincelada, casi desaparece. La abstracción es prácticamente absoluta, alcanzando la línea un trazo limpio en el que cada sección parece independiente y ajeno al contiguo.

"En ese discurrir introspectivo la realidad se me ofrece como el reflejo de un microcosmos que se sustenta, por un lado, en una estructura geométrica ortogonal y por otro, en la escala luz-penumbra-oscuridad representada tanto en blanco y negro como en color."

De nuevo el viaje en el tiempo, el retorno al pasado, a las habitaciones de hotel y los vestíbulos de viajeros ausentes. Al igual que el tiempo vulnerable atrapa imágenes y las transporta al presente de forma arbitraria, como un fogonazo, sin sonido, sin música, sin voces, tan sólo imágenes, la artista va madurando en la abstracción, la rescata y de nuevo, con otros medios, con otra técnica, más radical, más evolucionada y más precisa, el viaje a la línea precisa, a los claroscuros, el ensimismamiento de los elementos depurados, a la búsqueda nuevamente del recuerdo del familiar lejano y la soledad del viajero. El pincel ha desaparecido, el difuminado sutil de las líneas se han tornado en brillantes pautas frías y cortantes como el acero, como la cuchilla de tajo perfecto de una guillotina en el espacio, al que añade y quita color según el tiempo, según se intensifica o se diluye en la memoria.



EntreVías, de Ofelia García, en Galería Rafael Pérez Hernando, en calle Orellana, 18, hasta el 17 de Enero de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario