jueves, 26 de junio de 2014

Cristina de Middel: Party


"If there is to be a revolution ... there must be a party" Así es cómo empezaría el libro más icónico y políticamente comprometido del siglo si se le aplicara un filtro internacional.

Así se presenta "Party" de Cristina de Middel en la New Gallery. El proyecto es una especie de juego críptico, tal cual lo hicieran  los servicios secretos en sus bases centrales en plena guerra fría: extraer un mensaje, una palabra clave entre el texto de un libro. La idea parece sacada de una novela de John le Carré, solo que el linro es el  Pequeño Libro Rojo de Mao Tsetung y la sociedad que retrata es la China de hoy centrada en el debate comunismo/capitalismo; la tradición frente a la revolución social y la comunicación tecnológica a la que se enfrentan sus habitantes.

Cristina de Middel va escogiendo páginas del libro con las sentencias del Gran Timonel. Elimina de él palabras y frases completas que ya están en desuso en el discurso actual. Con las palabras restantes forma nuevas frases que evocan y suscitan la China moderna que se sumerge en una crisis social camino de un cambio silencioso. La crisis del viejo sistema vive en la paradoja, el Pequeño Libro Rojo, "el segundo libro más publicado en la historia", ahora sólo es posible encontrarlo "en algunas tiendas  turísticas en China". El proyecto de De Middel abunda aún más en esa paradoja, la autora se permite censurar el libro, la obra que guió al país más poblado del planeta y que aún practica la censura sistemática, es a su vez censurado

Una nueva sociedad y la caducidad del sistema. De Middel va captando cómo los iconos van arrinconándose y destruyéndose sin remisión. Nos muestra una escultura de Mao destrozada "--- We are --- good at destroying ---"; las políticas de natalidad sobre el muro, "I Need Girl"; el edificio del partido, abandonado y entre los cascotes la fotografía de un desnudo "--- one must have ardent desire ---"- Esa misma paradoja me persiguió unos días después frente a una obra de Warhol en el Museo Thyssen, en medio de la sala, frente a un retrato de Mao, la cámara al cuello y el imperioso anuncio de la entrada "Prohibido hacer fotografías". La obediencia ciega y el impulso refrenado en el dedo sobre el disparador, me trajo el recuerdo de la estatua del líder tras una farola que borra su rostro "--- one man, ---  with ideas --- will be invincible. ---".

La obra trasciende más allá de la galería, "la combinación entre este texto manipulado y las imágenes forma piezas de información" que pretenden y consiguen apelar a "nuestros propios clichés" sobre una estructura social y "política bipolar", en una época de cambios, en la que ya es difícil seguir al líder sin cuestionarlo.

Party, de Cristina de Middel, en La New Gallery, calle Carranza, 6 de Madrid. Hasta el 19 de julio de 2014.



No hay comentarios:

Publicar un comentario