martes, 22 de abril de 2014

Juan Terreros: American Garden


En uno de los lienzos está escrito "you are just so silly dear". Me comenta Juan Terreros, frente al cuadro, que es una frase que le dijo a un familiar que no le dejaba trabajar tranquilo. "¡Eres tan tonta, cariño!, dice, más o menos. La escribí mientas pintaba en el jardín de su casa":  "El jardín estaba situado entre las calles 49 y Glenbrooke Road al noroeste del distrito de Columbia washingtoniano. Hacía, por tanto, esquina..." explica en el tríptico de la exposición "American Garden" que se expone en la Galería Orfila. La conversación fue al día siguiente de la inauguración, donde no coincidimos.

La primera intención cuando entré en la sala fue la de buscar  una justificación o un porqué a las frases escritas en los lienzos, pero al poco tiempo, cuando comenzaron los primeros comentarios de los visitantes sobre las obras, algo inevitable, y empezaban a apostar por un favorita, dejé de hacerlo. "Sad you...", decía detrás de mi, "estás triste... cariño" añade una voz de mujer. "Ésta me recuerda mucho a Tapies" dicen a mi lado. "¿A Tapies? Una vez compararon mi pintura con al de Picabia. Es lo más disparatado que me han dicho" me dice sonriendo.

Hay dos pequeñas estatuas. Una, "Naturaleza quieta", la única obra figurativa, está frente a "Rainy Day" escrito como un arco iris sobre la tela. Seguí contemplando las obras hasta llegar a mesa de entrada sobre la que hay tres libros; uno trata sobre la obra gráfica, otro sobre la escultura y en el tercero sobre su trayectoria. Leo casi de reojo "... el claro aprovechamiento del expresionismo y del tachismo..." Le pido que me firme el ejemplar del libro "Terreros" cuando entra un ayudante con una escultura de mayor envergadura que las anteriores: "Yunque". Durante unos instantes duda dónde colocarla mientras sostiene el bolígrafo con el que escribe la dedicatoria. "A esta escultura -me dice- le han hecho el comentario más completo que le han hecho a una obra mía. Está en Universidad Politécnica de Valencia" en el Museo de Escultura al Aire Libre.

Son pequeñas impresiones, confesiones que rara vez consigues escuchar de un autor. Me levanto mientras recomponen la posición de la escultura junto al escaparate de la galería. Si al inicio de la exposición hablaba de lo tonta que era la chica, ahora, en un tríptico, como si diese la bienvenida en la entrada del jardín, escribe: "I am happy to see you again dear" que parecía iniciar la visita a la exposición de una obra intensa, "casi humorística", -recuerdo que alguien dijo la tarde de la inauguración- de Juan Terreros: "Comencé a pintar influido por mi entorno, por primera vez desde los primeros años sesenta del pasado siglo. Al hacerlo recordaba pinturas no figurativas de otro tiempo e incorporaba en la nueva serie frases dispersas oídas, al azar, en las emisoras de radio que escuchaba, o las que decían visitantes a la casa, o las de paseantes cercanos. Las escribía, a lápiz, sobre el soporte de las pinturas y forman parte de ellas".


American Garden, de Juan Terreros, en Galería Orfila, en calle Orfila, 3 de Madrid hasta el 30 de abril de 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario