sábado, 8 de febrero de 2014

La Neomudéjar: Dr. Ze



La Neomudéjar es un  espacio increíble, algo que hacía falta, tanto para poner en valor o reutilizar espacios abandonados que tienen un valor especial, como por la necesidad de desenterrar la nefasta práctica de construcciones ineficientes, innecesarias y sin alma que el único valor que tienen es la firma del arquitecto. Se ha recuperado un espacio que antes eran oficinas o almacenes de Renfe, junto a la estación de Atocha.

El edificio se ha adecentado aunque no se ha actuado demasiado en él, se ha mantenido prácticamente como estaba al tomar posesión del edifico, está limpio, ordenado y el resto se ha dejado a la creatividad de los artistas que disponen de un espacio inmenso para trabajar, experimentar y exponer; aunque lo más interesante, según me cuentan, es que la gestión no es oficial, que existe la libertad de gestión que los inquilinos quieran darle sin estar sujetos nada más que a su propio presupuesto. La creatividad rezuma por todas partes y el hecho de que muchos de los artistas urbanos puedan crear y exponer allí es algo que trasciendo más allá de lo puramente anecdótico: Ze Carrión, Por Favor, G-rardo, por nombrar a los que conozco de una u otra manera, dan fe de ello, de la autenticidad del proyecto y su frescura que mantiene la identidad transgresora e inconformista del arte urbano.

Lo que más me ha gustado de esta visita ha sido el rato que he pasado con Ze Carrión. La primera parte, casi una hora yo solo, viendo su obra dispersa por todo el centro: cuadros, videomontaje o directamente en la pared, en su exposición El hambre. Ze está magnífico, gigantesco, genial; su visión crítica de la actualidad no deja indiferente, junto a Doctor Homes, encargado de los grafismos en las obras y con quien ha formado un tándem perfecto, Dr. Ze, para tratar un tema comprometido y de lamentable actualidad, el hambre. Manejan el tema de forma crítica, sin caer en la banalización ni en los tópicos del buenismo ni el paternalismo, sin esa cara amable y cínica que suele mostrar nuestra sociedad occidental, sino de forma cruda y cruel, como en realidad es, descarnada, violenta y ofensiva, de la que todos somos partícipes y protagonistas necesarios.


He leído que Por Favor es el comisario de la muestra, lo que demuestra claramente que las nuevas tendencias artísticas, llevar el arte urbano de forma sistematizada a espacios cerrados comienza a tomarse en serio y mucho más aún en espacios que parecen los más propicios. Ahí detrás quedan todos esos años de intervenciones por Lavapiés, Malasaña o Chueca, que espero y deseo que no acaben, pero que empiezan a tener su recompensa, o mejor dicho su reconocimiento, porque la recompensa la obtendrán el día que su trabajo se pague como realmente merece.

La otra parte de la jornada ha sido la charla que hemos tenido en la puerta hablando de sus proyectos, la repercusión en los medios, de una entrevista en televisión sobre su trabajo y de los que exponen con él; todo mientras comíamos gominolas y comentábamos el trabajo de sus colegas. Ha sido una mañana, como dicen los chicos de ahora, genial, aunque la verdad hubiese preferido ver a más gente pululando por las salas y que me hubiese dicho que se vende, pero todo llegará, sobre todo porque tiene detrás una formación sólida y un objetivo muy definido, ser artista.

Sin darme cuenta con ésta serán 100 entradas las que he hecho en el blog y nada mejor que hacerlo con la visita a esta exposición de Dr. Ze, con Ze Carrión y La Neomudéjar, porque encarna muy bien el espíritu libre del arte, con el que concebí este espacio, para dar a conocer el trabajo de estos artistas y el de las galerías, que son los que mantienen vivo el arte pero que paradógicamente están fuera del contexto oficial de las grande canales de comunicación: televisión, prensa, museos y grandes centros oficiales. He pretendido hacerlo con un lenguaje que no asuste a nadie, explicando las cosas como me las explico a mi mismo. Os invito, pues, a visitar La Neomudéjar, porque vale la pena, además algunas obras, como las de Dr. Ze, se quedarán ahí, en sus paredes para siempre, desde el día en que desmonte su exposición.


El hambre, de Dr. Ze en La Neomudéjar,en la calle Antonio Nebrija de Madrid, junto a la estación de Atocha.

En la actualidad hay obras expuestas de unos 10 artistas. La entrada cuesta 4,00 €, aunque me han dicho que si de verdad no puedes pagar te dejan entrar, pero sé honesto montar esto cuesta mucho. Abre sólo los viernes, sábado y domingo.

1 comentario:

  1. Muy interesante tu comentario sobre la exposición. Y enhorabuena por el centenar de entradas de tu blog. Desde hoy tienes un fiel seguidor más.

    ResponderEliminar