viernes, 22 de noviembre de 2013

Jessica Lange: Unseen


Después de la vorágine de exposiciones de FotoEspaña, y a continuación, casi a renglón seguido, la de Fernando Puche, a estas alturas del año estaba huérfano de fotografía, aunque en el intermedio, la galería EspacioFoto había incorporado a su fondo obras de Ángel Sanz y Christian Domínguez y pude ver algo nuevo. Fue en esta visita cuando me comentaron que estaban preparado una exposición de Jessica Lange. Hace unos días recibí la invitación para la inauguración. Tenía una imagen soberbia, una niña sujetando un serpiente, y no he sido el único que le gustó la fotografía, ayer, cuando acudí al evento, muchos quisieron fotografiarse junto a ella.

Podría describir de memoria casi todas las fotografías, quizá porque cada una de ellas es una historia, o mejor dicho, un instante de la vida cotidiana que me sugería una historia, porque no se trata de una serie o de una temática concreta, sino que la artista ha ido recogiendo momentos puntuales y cotidianos: la imagen del espejo retrovisor del coche, una pareja descansando en el césped, un padre somnoliento y el hijo desnudo jugando a su lado, la labor y el arado...
Pero, como cada cual, también tengo mis favoritas, un globo aerostático volando o quizá dibujado en una pared de ladrillo, la posición de las piernas de tres colegialas sentadas en un escalón, y una pareja de niños saliendo de un portal. Esta última es la que más me gustó, ¿por qué? La respuesta la leí en la tarjeta de presentación, en el reverso de la niña con la serpiente:


-Whatn are these pictures, I ask?
-Oh, things I see.

Things Isee, responde ella, como una letanía, un leitmotiv, casi un canturreo que se lanza tras una interjección y va rondando solo, sin necesidad de más impulso.

A una conocida con la que coincidí en la sala, le gustaba una de tres rabinos, otra de dos niñas jugando y otra de una niña con una flor, aunque al final se dejó fotografiar junto a la niña de la serpiente ¿Por qué me gustaba a mí la de los niños saliendo del portal? Me atraía la luz, la mirada fugaz del niño a un lado de la acera, la inseguridad ante la calle vacía, inundada de luz, quizá de calor, que me traía recuerdos de mi propia niñez, esos recuerdos que se evocan ante una situación similar, la sensación de haber vivido esa escena mucho antes.

Las fotografías de Jessica Lange son escollos sin más pretensiones que hacer visible el movimiento de la vida. A continuación se cita una frase de Stieglitz que conviene llevarse con uno: "El arte es lo que da cuenta de la vida y la vida, o lo que significa, se halla en todas partes". Jessica Lange, en sus recorridos, se ha encontrado con ella, aquí y allá, en lo sencillo, en lo común, en la ceguera. Y a partir de aquí seguir buscando y contemplando, capturando instantes para luego recrearlos y volver a vivirlos al sentir que alguna vez estuvimos allí y que esa historia es también nuestra historia.
Unseen, de Jessica Lange, en galería EspacioFoto, en calle Viriato, 53 de Madrid
También en http://www.espaciofoto.com/web/index.html aunque nada mejor que pasarse por la galería.


No hay comentarios:

Publicar un comentario