martes, 10 de septiembre de 2013

David Heras: Talk is cheap

Empieza la temporada después del parón estival y ha empezado, para mí, con color, con el color de la exposición Talk is cheap de David Heras, en la galería Orfila. A David lo conocí por las redes sociales, cuando promocionaba esta exposición y quedamos en vernos en la inauguración. Iba con la incertidumbre de no conocer su obra y, a la vez, con el incentivo de encontrar algo nuevo. El curso, la temporada o como se denomine, se había cerrado con la apoteosis de la fotografía, un arte minoritario y necesitado de difusión, y ahora me apetecía reencontrarme con el color; sobre todo con el color de un lienzo.

La primera impresión al entrar en la sala, y toparme de frente con "Laberinto de realidad", fue de satisfacción por la abundancia de color que estaba deseando encontrar, una explosión de color vivo y vibrante, algo similar a lo que me había pasado la primera vez que oí, por ejemplo, Alexander Nievsky. Igual que la orquesta de aquella noche fue un maremágnum de notas y matices sonoros que, para los profanos como yo, nos parecía un auténtico desvarío, así percibí el "Laberinto...", un torrente de colores, una explosión que emergía del fondo de la tela para desparramarse por todo el lienzo en una poderosa deflagración. Pero fue muy poco tiempo el que pude disfrutar íntimamente de la obra, justo el que tardaron en llegar los invitados, y a partir de ahí me dediqué más a esquivar sombras, paseos, miradas e intentar abstraerme de las conversaciones ajenas, que de admirar los cuadros con detenimiento.

Una visitante se puso a mi lado y dijo algo que no conseguí oír sobre uno de los cuadros. No le gustaba, repitió. "Bueno, le dije, habrá que buscarle una relación con el estado de ánimo, un sonido, una frase, ...". ¿Y con qué podía vincular este cuadro? Insistió como queriendo comenzar un debate. Me encogí de hombros. Intentar dar una opinión en aquel momento, y sobre todo sin haber digerido aún por completo lo que estaba viendo, me parecía una osadía. Le dije que yo solía asociar las obras teniendo en cuenta la primera impresión que recibía, "es lo que queda, al fin y al cabo, casi siempre" -pensé-, y no iba a buscar nada que resultara extraño con lo que estaba viendo, "sino no tiene sentido, no se puede trasmitir algo que no se siente". Saqué el libro que vine leyendo hasta llegar a la sala, "quizá sea esto, es la idea que tengo más reciente". Era un libro del poeta portugués Nuno Júdice. Ahora lo leo despacio: "O paraíso terrestre é uma flor verde". Entonces fue la mujer quien se encogió de hombros y se trasladó al siguiente cuadro.

Yo me remití al catálogo de la exposición: "Es un trabajo valiente y honesto, basado siempre en todo aquello que rodea al artista o en lo que él pueda intuir, ...". La transposición del mito de Teseo y el Minotauro, y la dificultad de desentrañar la trama del Laberinto, era punto de partida para ir descubriendo el significado de cada obra o de cada grupo de lienzos. Ni que decir tiene que en esa epopeya, tanto el artista como el espectador han de ir solos, como el héroe: "Esa explicación debería encontrarla usted sola" le dije a la señora, "cada cual tiene su propia explicación" aunque siempre ses necesaria la ayuda de una Ariadna, pensé, que desenrolle el ovillo de la imaginación, y en este caso el catálogo servía perfectamente como guía: "Humildad por tanto, no exenta de la gallardía necesaria para saber y poder vencer a las tinieblas de lo desconocido" continuaba el texto.

Y como si en el laberinto de Creta se tratase, la galería se fue llenando de personas que se arremolinaban frente a los cuadros o formaban corros que fui sorteando hasta llegar a la calle. Volveré con más tranquilidad para rescatar con el silencio necesario todas las sensaciones de color que se me escaparon.

La exposición Talk is cheap de David Heras Verde, en la Galería Orfila, calle Orfila, 3 de Madrid, hasta el día 27 de septiembre de 2013.
www.galeriaorfila.com


3 comentarios:

  1. Realmente este tipo de pintura sólo me gusta como decorativa

    ResponderEliminar
  2. La obra me sugiere valentía, pasión, vigoroso manejo del color, expresión de los más nobles y positivos sentimientos. Amor y simpatía. Buen Rollo en preciosos colores. Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu comentario Nuria por tu comentario y por expresar los sentimientos que te transmiten la obra de David

    ResponderEliminar