jueves, 15 de agosto de 2013

Casa de las Batallas: Doña María la Brava

Es la de Mingorría una biblioteca de las que se fundaron durante la II República gracias a la ingente labor de las Misiones Pedagógicas. En un mueble aparte, junto a la mesa del bibliotecario están los ejemplares sobrevivientes que sirvieron para iniciar esa biblioteca. Estos libros, y con buen criterio del bibliotecario, sólo se prestan para ser leídos en la sala y no se pueden sacar de la propia biblioteca.

Hace unos veranos, como todas las tardes aún, solía ir a la biblioteca para leer y tomar notas, charlar con los asiduos y echarle un vistazo la prensa del día. Una tarde, mirando esta colección, me fijé en un ejemplar: AlarcónViajes por España. Como no podía llevarme el libro, decidí leerlo allí en los ratos que las charlas me dejaban. El libro comienza con una Visita al Monasterio de Yuste y sigue con Dos días en Salamanca. Este viaje a Salamanca se hacía porque se acababa de inaugurar el último tramo de la línea de Ferrocarril de Medina del Campo a Salamanca en 1877.

Alarcón, que confiesa admirador de la arquitectura renacentista, va relatando el mérito arquitectónico de los edificios salmantinos: Plaza Mayor, Casa de las Conchas, Universidad,  hasta llegar a uno de ellos, la Casa de las Batallas en la que se para a narrar, no el estilo ni el mérito artístico del edificio, sino la historia de los sucesos que ocurrieron allí y que a modo de recordatorio inscribieron en el arco de la puerta de la casa Ira odium generat, Concordia nutrit amoren. Esta es la historia de  Dª María Rodríguez conocida como La Brava.

Estos hechos dividieron Salamanca en dos bandos de una rivalidad feroz, “dos bandos encabezados por los de San Benito y el de Santo Tomé, una situación que durante más de cuarenta años ensangrentará Salamanca, “gran trabajo e muertes de hombres e otros assaz grendes males, que por cabsa de los vandos nuevamente en Salamanca avían recrecida”. Todo comenzó en 1465, durante un juego de pelota en el que dos hermanos de una familia noble, los Manzano, mantuvieron una refriega con otros dos hermanos, muy amigos suyos, de la familia de los Monroy o Enriquez, a los que mataron. Según unas fuentes primero fue muerto uno de los hermanos y después mataron al otro para evitar su venganza. Los cuerpos de los dos jóvenes muertos fueron llevados ante su madre, doña María Rodríguez quien no mostró dolor por el suceso, sino más bien temor. No lloró, se limitó a lavar los cuerpos de sus hijos y a darles sepultura. Mientras, los hermanos asesinos huyeron a Portugal para evitar a la justicia. Doña María formó un pequeño séquito de criados y escuderos y se marchó rumbo a Villalba, dando a entender que su partida era por temor. Cuando se hubo alejado de la ciudad convocó a los suyos y les confesó que no huía por temor, sino por venganza, que cambiaban de rumbo y se dirigirían a buscar a los asesinos de sus dos hijos. Conjurándose con los criados tomó rumbo a Portugal. Cuentan que era en Viseo, una noche y en una fonda, donde se encontraban los huidos y después de derribar la puerta entraron en ella. Sea dónde y cómo fuese, unos días después entró Doña María en Salamanca con buen ánimo y terrible disposición al frente de su comitiva. Enarbolaba dos picas con las cabezas de los dos Manzano clavadas en cada una de ellas, “y a guisa de ofrenda expiatoria, más digna del altar de las Euménides que de una tumba cristiana, las hizo rodar sobre las recientes losas que en la iglesia de San Francisco, o de Santo Tomé, cubría los restos de sus hijos”.

Al parecer, poco sobrevivió a esta feroz proeza, que le valió el epíteto de Doña María la Brava. En la ciudad, dividida en dos bandos afines a cada una de las familias, no faltaron, odios, violencia y envenenamientos, y pasados cuarenta años se les puso fin gracias los esfuerzos de San Juan de Sahagún, fijándose la paz en esta casa de la calle de San Pablo, número 46, conocida como Casa de las Batallas, actualmente en el número 7 de la plaza de los Bandos.


Es de suponer que esta historia se recoge en cualquier guía de Salamanca. Para esta entrada además del libro de Alarcón, podéis leerlo en Guía de Salamanca. Castilla y León es vida, Junta de Castilla y León.

No hay comentarios:

Publicar un comentario