jueves, 23 de mayo de 2013

Palimpsesto: Emilio Pemjean


Una buena noticia, el Centro de Arte Complutense ha vuelto a la actividad. Se cerró en noviembre y ha estado 6 meses parado, además es una buena noticia porque ahí siempre montan buenas exposiciones, es un lugar amplio y está en un sitio privilegiado. Para volver de nuevo a la actividad lo hace con Palimpsesto un interesante proyecto de Emilio Pemjean.

Pero quizá convenga primero reseñar qué es un palimpsesto. Originalmente es una tablilla, por lo general de cera, que se utilizaba en la antigüedad como soporte para escribir. Ésta se podía borrar y volver a utilizar. También también es el material, sobre todo papiros y pergaminos, que se reutilizaban, solían rasparse para borrar el contenido, y se volvía a escribía encima.

Emilio Pemjean utiliza este término como vehículo de su idea: transformar las salas reconocibles de los pintores como Velázquez, Vermeer, Courbet o van Gogh, utilizaron para representar sus obras, espacios de edificios ya desaparecidos, en los que intenta reconstruir el espacio original. De los lienzos elimina los elementos que componen la obra: los personajes, el mobiliario y la decoración hasta dejar al desnudo la sala que los contuvo. "Pemjean utiliza las maquetas y la fotografía para restituir espacios que ya solo podemos vislumbrar a traves del espacio pictórico, porque desaparecidos como espacios físicos, como espacios habitables, ya solo podemos reconstruirlos en la memoria", dice en el folleto informativo. ¿Cómo transmite esta la idea? En el mismo folleto podemos leer "...cuando vemos la habitación de Van Gogh, un interior holandés, el obrador de Velázquez en el Alcázar de los Austrias o el Palacio de Uceda, despojados de los seres y los objetos que los habitan percibimos realidades arquitectónicas diferentes que nos ofrecen la ilusión de recuperar las formas del ver el mundo, los usos y las costumbres de quienes se dejaron envolver en esos vacíos".

La exposición busca rescatar el espacio arquitectónico toda vez que "la arquitectura está eclipsada y oculta por otras bellas artes como la pintura o la escultura". Para desnudar de objetos estos espacios Pemjean escoge y desmonta paso a paso, al inicio de la exposición, "La lección de música" de Vermeer, y va eliminando la mesa, las alfombras, los personajes, la espineta, los cuadros, hasta dejar las paredes vacías y un espacio iluminado desde la izquierda por un rayo de luz. Luego actúa sobre las obras de Velázquez en la sala del Alcázar de Madrid que contenía a "Las Meninas", la Fábrica de Tapices de "Las Hilanderas", la habitación de Van Gogh en Arles o el estudio de Rembrandt en Leiden.

Cada imagen es un palimpsesto sobre el que actúa Pemjean, borrando el contenido y trayendo a la memoria el espacio, casi siempre reconocible, que contiene la obra, en total 10 obras de las que el autor se sirve mediante maquetas para reproducir estos interiores, y acompaña con fotografías de los mismos en un ejercicio de "rescate de la arquitectura que logra producir la inversión de la imagen pictórica".

Palimpsesto de Emilio Pemjean, en Centro de Arte Complutense, (C arte c.) en la Ciudad Universitaria de Madrid, junto al Museo del Traje hasta el 30 de junio de 2013.


Podéis visitar la web del autor http://www.emiliopemjean.com/Palimpsesto

No hay comentarios:

Publicar un comentario