jueves, 2 de mayo de 2013

Habitantes del insomnio. Eduardo Rubio

Es uno de esos sitios en los que siempre me encuentro a gusto, quizá por el tipo de exposiciones, por la cercanía, por la luz, por el ambiente o porque se tiene la certeza de que nadie te observa. Es la sala de exposiciones que el Instituto de México tiene en la Carrera de San Jerónimo, justo en frente del Congreso. Allí siempre reina la libertad más absoluta y uno se pasea como por el salón de su casa, lee las explicaciones, puede fotografiar desde cualquier ángulo, mirar las obras con total tranquilidad; tanta, que los agobios que hay detrás de la puerta de la calle ni se notan. Incluso, con un poco de paciencia, ves pasar a los diputados y periodistas que van de un lado para otro, ordenando el país unos  y otros intentando la exclusiva, bajo la atenta mirada del policía que bosteza y del león de las Cortes, este tan aburrido e impasible como la paloma que se le ha posado entre sus orejas.

Casi siempre salgo satisfecho de las pequeñas muestras que organizan. El martes estuve en una del artista Eduardo Rubio: Habitantes del Insomnio. Sólo el título del catálogo ya vale la pena leerlo varias veces: La estética del insomnio y la ilusión del día siguiente. Eduardo Rubio y los paisanos del desvelo. Dibujos y grabados que se salen de la estética que siempre me han sugerido los artistas mexicanos, sólo mantiene los tonos pastel, pero nada que ver con la muerte que tanto exaltan; al revés, estas son escenas llenas de vida, encantadoras estampas que evocan esos sueños que uno quiere recordar, con la sensación de satisfacción y alegría que se siente al despertar, y se agradece, porque te hacen sonreír.

Los personajes se ven como si estuviesen acostumbrados a posar con total naturalidad. La verdad es que nunca me he parado a pensar cómo posaría un personaje de mis sueños, pero estos son divertidos y espontáneos, incluso parecen que están buscando el mejor sitio para sentarse. Tienen poco color, aunque creo que es el suficiente y el justo para hacerlos tan atractivos, porque no sé si se sueña en color o en blanco y negro ni cosas por el estilo, ni me meto en la retórica de los catálogos, que normalmente pueden conmigo, simplemente me gustan y los disfruto. Otra cosa que me ha gustado es el tamaño de los cuadros, los reproducidos en mis fotografías miden 150x100 cm, porque se pueden observar los detalles, que no son pocos.

La exposición está el Instituto de México en España, Carrera de San Jerónimo, 46 de Madrid, justo en frente del Congreso, y estará abierta hasta el día 14 de mayo, pero sólo de 10 a 15 de lunes a viernes.

Para saber algo más podéis entrar en:
http://mexicanosenespana.blogspot.com.es/2013/04/el-artista-mexicano-eduardo-rubio.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario